Salud

Piel inteligente

Piel- inteligente
Escrito por Todo Ocio

Piel inteligente

Piel inteligente, todas las emociones, positivas o negativas, pueden leerse en la piel. La aromaterapia científica emplea un gran número de aceites esenciales para un tramiento holístico.

Calor, frío, dolor o suavidad, la piel siente todo, absorbe todo, capta todo. La piel se enrojece ante un cumplido o se estremece con una caricia, es decir, expresa claramente todo lo que podríamos expresar con palabras para transmitir de inmediato el mensaje a nuestro cerebro. Es un lenguaje muy complejo que conviene descifrar para curar el cuerpo y el alma de la persona.

Con sus cinco millones de células sensoriales, la piel que nos separa del mundo exterior representa un inmenso receptor de sensaciones. Es el órgano más importante del ser humano porque cada sensación se corresponde a un mensaje humano fundamental en la relación con el prójimo. El primero de estos mensajes es el amor, porque el amor nace del contacto. Los bebés lo saben muy bien, por eso es importante masajearlos. Además, la experiencia ha demostrado que el masaje reduce el tiempo de hospitalización de los prematuros, mejora su coordinación motora y su atención. El efecto aliviante del masaje facilita su adormecimiento. El tacto sirve pues para compartir y apropiarse, pero también es un medio para conocer y reconocer al prójimo.

A lo largo de la vida, la piel seguirá reflejando los altibajos de nuestra vida interior, la cara se pondrá colorada ante la ira o la vergüenza, pálida ante el miedo, resplandecerá ante la alegría y se apagará ante la depresión. Hoy en día, es normal padecer psoriasis, eccemas, herpes o acné al estar sometidos a la ansiedad negativa y las contrariedades afectivas.

Una persona que quiera decir muchas cosas sin poder hacerlo acabará por transmitirlas –conscientemente o no– a través de su piel. El tejido cutáneo posee su propio lenguaje para evocar lo que no decimos de nuestra vida. De la piel al cerebro, del cerebro a la piel, no deja de circular información entre ellos, ante una situación de estrés o una emoción, el dato se traduce en un lenguaje bioquímico por los neurotransmisores que actúan sobre la piel para activar o curar una enfermedad. Dichos neurotransmisores pueden ejercer una influencia muy variada en el espesor de los tejidos, en la fabricación de colágeno o del sebo, en la pigmentación cutánea o en la respuesta inmunitaria, por eso una crema de tratamiento no se puede contentar con actuar en la superficie sino más allá de la piel, para alcanzar el origen del problema. Cuando la piel mejora, toda la imagen de uno mismo se encuentra rehabilitada.

Imagen de nuestra identidad única, profunda y superficial, reflejo de nuestra existencia emocional, la piel se presenta cada vez más como un área con memoria, donde nuestra vida va dejando con el tiempo una huella indeleble.

LA PIEL…SU SENTIDO: EL TACTO

Desde el momento en que sabemos que el tejido cutáneo se desarrolla al mismo tiempo que el sistema nervioso durante el desarrollo del feto, es evidente considerar la piel como algo más que un saco que envuelve un organismo vivo. Nuestra piel puede traducir nuestro estado de salud orgánico, pero, además, se puede considerar como el reflejo más fiel de nuestras emociones, de nuestros pequeños y grandes tormentos. La piel, a través de su sentido el tacto, permite acceder al mundo interior de la persona, rozar su intimidad, su pasado y su historia personal. Debemos considerar la piel como un cerebro extendido de nuestras emociones, que bastaría leer para comprender y tratar a las personas que sufran moralmente. Razón de más para cuidar al máximo nuestra piel.

Cabe recordar que la piel es el órgano más pesado, más extendido, sensible y suave. En un milímetro cuadrado, la piel cuenta con tres vasos sanguíneos, doce nervios y una decena de glándulas sudoríparas y más de un millón de microbios. Ignorada durante mucho tiempo, desconsiderada y a veces maltratada, acaba en mal estado: marchita, ajada, arrugada. En ocasiones, incluso despreciada. Baste recordar como prueba expresiones como “piel de gallina”, “dejarse la piel” o “pellejo. Se la consideraba como un simple útil para envolver, como mucho para proteger, era lo que distinguía a la condición humana, el aliento, centro de la energía vital y el corazón, centro de las emociones. De alguna manera, primaba el alma sobre el cuerpo.

La piel constituye un formidable lugar de intercambio con el mundo que nos rodea, va secretando paulatinamente las señales que el cuerpo humano es capaz de engendrar: material eléctrico o químico según los estímulos, fabricar hormonas, encimas, agentes antibacterianos o sustancias inmunitarias. Mejor que eso, la piel puede producir neurotransmisores, una capacidad que creíamos reservada al cerebro. ¿Hay que sorprenderse? No, si recordamos que el embrión produce tres tipos de tejido: el endodermo, que se convertirá en aparato digestivo y respiratorio; el mesodermo, que se transformará en músculos y células sanguíneas; y finalmente, el ectodermo que, al cabo de tan solo dos semanas, se diferenciará entre piel y sistema nervioso.

El investigador y dermatólogo Laurent Misery habla de “piel neuronal” y considera la piel y el sistema nervioso como “hermanos embriológicos y nostálgicos. Las palabras son a veces diferentes, pero la sintaxis es la misma”. Un lenguaje extraordinariamente complejo, no solo neuronal, se emite a partir de la información que reciben los 200 sensores que contiene cada centímetro cuadrado de la piel. Un ejemplo entre tantos otros de esta riqueza de expresión es la barrera inmunitaria. En caso de agresión, se activan múltiples células: queratinocitos, mastocitos, macrófagos y las más fascinantes de todas, las células de Langhans, que se prolongan en pequeños brazos, capaces de estirarse hasta la superficie de la piel. En presencia de un cuerpo extraño, recuperan una parte de su estructura química (el antígeno) para integrarla y migrar hacia los vasos linfáticos para llegar hasta el ganglio más próximo. Allí, presentan el antígeno a los linfocitos, las células del sistema inmunitario que, a su vez, pasarán a la sangre y atacarán al intruso justo en el lugar en que se encuentre.

Más sutil todavía, cada función cutánea posee su propia secreción. En Francia, un centro de investigación epidérmica y sensorial estudia la cronobiología de la piel. En una duración continua de 48 horas, los diferentes parámetros cutáneos (color, pH, conductancia…) conocen cada uno ciclos específicos circadianos. Así, la producción de sebo que provoca puntos negros y quistes en la adolescencia es máxima entre las 11 y las 13 horas. En cambio, el pico de la función de barrera de la piel se sitúa en plena noche. Conclusión: más vale aplicar un tratamiento hidratante por la mañana y un producto matificante a mediodía. Así va surgiendo un nuevo concepto: la dermociencia.

Tras la era de las cremas purificadoras y las cremas protectoras, llega una nueva generación en cosmetología, la que repara. En el futuro, hablaremos de cosmética dinámica o dermocosmética inteligente, un ámbito en el que debemos centrar nuestros esfuerzos porque, si bien la piel está hecha para durar 160 años (según el profesor Dubertret), envejece ineluctablemente, va perdiendo progresivamente su elasticidad, se van formando arrugas que se hunden y van apareciendo manchas oscuras. La sensibilidad cutánea se debilita.

Se ha comparado el límite de agudeza táctil entre dos franjas de edad, 24 años de media en un grupo y 66 años en el otro. Dicho límite de sensibilidad varía en el espacio, pero también en el tiempo, porque es de 7 mm de media en los jóvenes y de 10 mm en los ancianos, es decir, ¡un margen de casi el 50 %! Para explicar semejante diferencia, se han aportado tres explicaciones: el debilitamiento del sistema nervioso, una menor densidad de los sensores cutáneos y las propiedades específicas de la piel, como medio intermediario.

Mejor hidratada, la piel sería más sensible, hasta un 30 % más de percepción suplementaria. Cuando no nos encontramos bien, la piel lo expresa en su lenguaje, y no solo lo dice sino que lo manifiesta. Entonces, los tratamientos clásicos no son suficientes.

Hombres, mujeres y niños frágiles de vida caótica, marcados por las rupturas, lutos no superados o un entorno familiar tambaleante gritarán su sufrimiento por medio de manifestaciones cutáneas. La lista es larga: alopecia, psoriasis, eccema, prurito, acné grave… Nada podrá aliviarlos por la piel si al mismo tiempo no se tratan y se trabajan plenamente de manera individual.

La piel pone de evidencia la imagen de uno, es lo que mostramos a la vista de los demás. Los problemas del tejido cutáneo se encuentran entre tres elementos distintos: un terreno más o menos favorable, una patología particular y una expresión, en un momento determinado y en un contexto dado, de una forma de malestar. Una dificultad añadida consiste en el hecho de que esta afección puede tener varios sentidos, dicho de otro modo, es el árbol que no deja ver el bosque.

BIENESTAR PARA LOS NIÑOS

Después de bañar al niño, un suave masaje lo ayudará a dormir mejor e integrar su esquema corporal para reforzar ese vínculo de confianza tan esencial. Preferentemente, con aceite vegetal de almendra dulce [atención, no aceite esencial, sino simplemente aceite vegetal] por ser calmante y recomendado para pieles frágiles y secas; mezclado con aceite vegetal de rosa mosqueta de Chile y aceite macerado de caléndula. Esta mezcla de aceites vegetales se calentará previamente en la palma de la mano para mayor comodidad de los pequeños. Una gota de aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia) reforzará este vínculo privilegiado.

Después de una enfermedad infantil (varicela…), un masaje con aceites vegetales de rosa mosqueta (regenerador profundo) y argán (cicatrizante y nutritivo) atenuará las eventuales marcas cutáneas. Para los chichones y los golpes, una mezcla de aceite vegetal de calófilo, de aceite macerado de árnica y unas gotas de aceite esencial de perpetua o siempreviva (Helichrysum italicum) será saludable.

Baño para bebés

*A.E.Q.T. de lavanda: 0,5 ml

A.E.Q.T. de caña de limón: 1 ml

Esencia de cáscara de mandarina: 1 ml

A.E.Q.T. de manzanilla romana: 0,5 ml

**A.V. [aceite vegetal] de hueso de albaricoque: 97 ml

Una cucharilla de café (5 ml) disuelta en el agua del baño.

Tratamiento para los piojos

A.E.Q.T. de menta piperita: 2 ml

A.E.Q.T. de ti o árbol del té: 3 ml

A.E.Q.T. de lavanda híbrida: 2 ml

A.E.Q.T. de clavo: 1 ml

A.E.Q.T. de romero cineol: 2 ml

Alcohol de 60°: 90 ml

Como medida de prevención, aplicar unas gotas de esta fórmula en las zonas sensibles (nuca y sienes) por la mañana antes de ir a la escuela y por la noche. Para erradicar los piojos, aplicar 3 ml (una cucharilla) de esta sinergia por el pelo y cuero cabelludo. Dejar reposar durante media hora y lavar el pelo con un champú suave evitando los ojos durante el aclarado. Evite que el niño se acueste justo después del tratamiento.

Consejo: Otra medida de prevención consiste en añadir 6-8 gotas en la dosis de champú normal diario para resguardarse del contagio.

TRATAMIENTO TONIFICANTE y DEPURADOR PARA PIELES NORMALES

Esencia de mandarino. La importancia de la esencia del mandarino para la piel no es tan marcada como el limón o el pomelo, pero nos gusta esta esencia por la acción indirecta que ejercerá en el tejido cutáneo. Sin lugar a dudas, la ansiedad cotidiana de una sociedad productiva y con prisas trastorna el frágil equilibrio nervioso de la piel. Si actuar sobre la piel es bueno, alcanzar el origen del mal a través de la piel es todavía mejor. Por su acción calmante, relajante y tranquilizante, la esencia de mandarino consigue su objetivo relajando todas las tensiones nocivas del tejido nervioso. Su fragancia evoca la infancia feliz, aportando bienestar y sensación de seguridad.

Opinión del experto. Mezclar 4 ml de esencia de mandarina (cáscara), 2 ml de esencia de bergamota y 1 ml de aceite esencial de olíbano es una sinergia para difundir en la atmósfera porque proporciona tranquilidad y felicidad.

El límite para usar la esencia de mandarino es el mismo que con las demás esencias de cáscaras de cítricos, por su contenido en furocumarinas fotosensibilizantes, se prohíbe su aplicación sobre la piel antes de la exposición prolongada al sol. En cambio, los aceites esenciales procedentes de las hojas o flores (no de la cáscara) no conllevan riesgo fototóxico.

Hidratante con mirto o arrayán

A.E.Q.T. de mirto o arrayán: 1 ml

A.E.Q.T. de palo de rosa: 0,5 ml

A.E.Q.T. de katafray: 0,5 ml

A.V. de rosa mosqueta de Chile: 5 ml

A.V. de onagra: 8 ml

Aplicar a diario cuatro gotas de la mezcla en la dosis de crema hidratante habitual.

Consejo: Nada impide utilizar de vez en cuando esta sinergia en estado puro sobre la cara a razón de seis gotas por aplicación.

Tratamiento reparador con espliego

A.E.Q.T. de espliego: 1 ml

A.E.Q.T. de enebro: 0,5 ml

A.E.Q.T. de mejorana: 0,5 ml

A.V. de ajenuz: 5 ml

A.V. de argán: 8 ml

Aplicar todas las noches cuatro gotas de esta sinergia aromática en la dosis de crema nutritiva habitual.

TRATAMIENTO EQUILIBRADOR y DEPURADOR PARA PIELES MIXTAS

Aceite esencial de matricaria. La importancia del aceite esencial de matricaria es evidente por sus numerosas y atractivas propiedades para los trastornos cutáneos. Por su acción antinflamatoria y descongestiva, se clasifica como antiflogístico, pero además es antihistamínico y, por tanto, antialérgico. Con un tropismo en los capilares sanguíneos, ejerce muy buenos efectos antipruriginosos. Para todas las afecciones dermatológicas caracterizadas por rojeces, irritación, picores o inflamación, la matricaria siempre será una buena elección.

Opinión del experto. Tanto la matricaria como el tanaceto se caracterizan por la presencia de camazuleno, que es antiflogístico y antipruriginoso. Cualquier manifestación cutánea que presente inflamación será motivo suficiente para utilizar este aceite esencial. Una concentración del 2 % desarrollará la tan esperada actividad calmante.

Tratamiento equilibrador para pieles sensibles

A.E.Q.T. de matricaria: 1 ml

A.E.Q.T. de manzanilla: 0,5 ml

A.E.Q.T. de perpetua o siempreviva: 0,5 ml

A.E.Q.T. de mirto o arrayán: 0,5 ml

A.V. de caléndula: 27 ml

A.V. de argán: 20 ml

Aplicar la sinergia dos veces al día. Cubrir la zona sensible o irritada hasta mejoría palpable.

Hidratante con geranio de rosa

A.E.Q.T. de geranio de rosa de Egipto o China: 1 ml

A.E.Q.T. de olíbano (o incienso): 0,5 ml

A.E.Q.T. de sándalo de Australia: 0,5 ml

A.V. de ajenuz: 5 ml

A.V. de jojoba: 8 ml

Aplicar a diario cuatro gotas de la mezcla en la dosis de crema hidratante habitual.

Consejo: Las fórmulas de las sinergias permiten asociar fragancias, algunas combinan tan bien que son como auténticos perfumes naturales.

TRATAMIENTO MATIFICANTE y DEPURADOR PARA PIELES GRASAS

Aceite esencial de pimienta negra. Por sus propiedades principalmente antinflamatorias, descongestivas y analgésicas, está destinado a los estados cutáneos sensibles o dolorosos que reúnan congestión e inflamación: acné, psoriasis, eccema, hematoma, herpes, prurito; congestiones circulatorias: varices, varicosidades, edemas, retenciones hidrolipídicas o piernas pesadas. Le gusta entrar en sinergia con otros aceites esenciales complementarios para combatir conjuntamente las inflamaciones de todos los tejidos.

Opinión del experto. El aceite esencial de pimienta negra no es muy conocido y utilizado pero merece sin duda interesarse por él para desinfiltrar el tejido venoso y linfático y reducir así la inflamación subyacente. Para aliviar las congestiones circulatorias, la sinergia favorita se compondrá de: aceite esencial de pimienta negra, de ciprés y menta japonesa (2 ml de cada), de perpetua o siempreviva (1 ml) y aceite vegetal de hipérico o un gel neutro hasta alcanzar los 60 ml. Es un aceite esencial indicado en todo tipo de pieles.

Loción limpiadora con cedro del Atlas

A.E.Q.T. de cedro del Atlas: 2 ml

A.E.Q.T. de pimienta negra: 1 ml

Esencia de pomelo: 2 ml

Aplicar dos gotas de la sinergia en 10 ml de agua pura o crema hidratante; agitar justo antes de impregnar un trozo de algodón para limpiar la cara o cualquier otra parte del cuerpo.

Tratamiento hidratante con pícea negra

A.E.Q.T. de pícea negra: 1 ml

A.E.Q.T. de ahibero: 0,5 ml

A.E.Q.T. de jara: 0,5 ml

A.V. de jojoba: 8 ml

A.V. de colza: 5 ml

Aplicar a diario cuatro gotas de la mezcla en la dosis de crema hidratante habitual.

TRATAMIENTO REGENERADOR Y REAFIRMANETE PARA PIELES MADURAS Y FLÁCIDAS

Aceite esencial de sándalo de Australia. Cuenta con la ventaja de ejercer una doble acción: la que se ve directamente sobre la piel y la que, invisible, restablecerá la armonía de un tejido nervioso perturbado. Sus propiedades sobre el tejido cutáneo son muy apreciadas tanto para tratamientos cotidianos como para correcciones provocadas por trastornos circulatorios, nerviosos, inflamatorios o degenerativos. En tratamientos diarios, consigue regenerar la piel y revitalizar tejidos, pero además es tónico venoso y linfático, sedante y antidepresivo, equilibrante nervioso y antiinflamatorio.

Opinión del experto. En una persona cansada de vivir, cuyo aspecto cutáneo pone de relieve ese estado de agotamiento en todos los niveles, el aceite esencial de sándalo de Australia reflotará las energías para recuperar el equilibrio afectivo, sensual, mental, físico, cutáneo, circulatorio y tal vez espiritual. El remedio: aceites esenciales de tsuga y pícea negra (2 ml de cada), de sándalo de Australia (1 ml) y esencia de bergamota (1 ml) en difusión atmosférica o en aceite para masajes con una concentración del 5 % de aceites esenciales en un 95 % de aceite vegetal de hueso de albaricoque.

Si bien el tratamiento cotidiano con escaso contenido de sándalo de Australia no requiere precauciones particulares, no ocurre lo mismo para otros productos que requieran más del 5 %, en cuyo caso, las mujeres con cáncer hormonodependiente evitarán por prudencia este tipo de productos de tratamiento.

Hidratante con sándalo de Australia

A.E.Q.T. de sándalo de Australia: 1 ml

A.E.Q.T. de hierba Luisa: 0,6 ml

A.E.Q.T. de jara: 0,4 ml

A.V. de onagra: 5 ml

A.V. de argán: 8 ml

Aplicar a diario cuatro gotas de la mezcla en la dosis de crema hidratante habitual.

Tratamiento especial rejuvenecedor

A.E.Q.T. de mirto o arrayán: 0,5 ml

A.E.Q.T. de palo de rosa: 0,3 ml

A.E.Q.T. de pícea negra: 0,3 ml

A.E.Q.T. de azahar: 0,1 ml

A.V. de argán: 10 ml

Aplicar tres gotas de la mezcla mañana y noche en el cosmético habitual.

ACNÉ JUVENIL

Aceite esencial de té. Qué duda cabe que el empleo del te o árbol del té está justificado para todos los trastornos causados por alguna infección. Una lesión o una afección cutánea pueden volver a infectarse, de ahí que se necesite un aceite esencial antiséptico para curarlas. En este registro de actividades, el ti o árbol del té presenta una superioridad flagrante frente a otros aceites esenciales, porque es antivírico, antimicrobiano, antifúngico y antiparasitario, o sea, de amplio espectro, como dicen los científicos. Una propiedad específica del ti o árbol del té es su capacidad radioprotectora, una característica muy atractiva cuando se requiere proteger el tejido cutáneo de las nocivas radiaciones de cualquier tipo.

Opinión del experto. Los aborígenes australianos ya lo utilizaban 40.000 años antes de nuestra era para tratar todas las dermatosis, por tanto es imprescindible ante la aparición de una infección del tejido cutáneo. Su olor tenaz y poco simpático se puede camuflar con aceite esencial de ylang-ylang para preservar su interés curativo sin que moleste su fragancia.

Aunque no haya observaciones importantes que señalar, el aceite esencial de ti o árbol del té irrita con frecuencia las pieles sensibles cuando se utiliza en estado puro o mucho tiempo. Para este tipo de piel, es mejor diluirlo en aceite vegetal.

Loción limpiadora con aceite esencial de ti o árbol del té e ylang-ylang

A.E.Q.T. de ti o árbol del té: 1,5 ml

A.E.Q.T. de ylang-ylang: 0,5 ml

Esencia de pomelo: 1 ml

Alcohol de 90°: 1,5 ml

Agua: 20 ml o hidrolato de manzanilla: 79 ml

Agitar e impregnar un trozo de algodón o una gasa para limpiar la piel mañana y noche antes del siguiente tratamiento.

Aceite de tratamiento con aceite esencial de ti o árbol del té y menta piperita

A.E.Q.T. de ti o árbol del té: 3 ml

A.E.Q.T. de menta piperita: 2 ml

A.E.Q.T. de naranjo amargo: 2 ml

A.V. de caléndula: 3 ml

En caso de acné grave, aplicar en cada comedón dos o tres veces al día hasta mejoría palpable.

ALERGIAS RECURRENTES

Aceite esencial de olíbano (incienso). La acción cicatrizante del incienso merece tenerlo en cuenta para tratar dermatosis muy variadas, pero con respecto a la piel, es interesante a otro nivel porque actúa con sutileza en el estado de ánimo de la persona. ¿Acaso un trastorno cutáneo no es más que la expresión de una emoción que bien podríamos llamarle aflicción de la piel? En este contexto, el incienso cumple su promesa para las personas grises y deprimidas, que sufran moralmente porque las eleva de la baja materialidad mundana para acercarlas a la luz del ser superior. Por algo lo llaman incienso de los dioses en todas las civilizaciones y cultos del mundo entero.

Opinión del experto. La piel es como un cerebro extendido de las emociones que jalonan nuestra historia personal. La carga a veces es pesada, demasiado pesada de soportar, por eso el incienso es buen consejero, nos ofrece su fuerza divina para superar el sufrimiento y atenuar las cicatrices del alma y la mente. Poseer incienso supone poseer el poder de la indiferencia necesario para permitirse vivir la propia vida.

Crema o emulsión con aceite esencial de matricaria

A.E.Q.T. de matricaria: 1 ml

A.E.Q.T. de manzanilla romana: 0,5 ml

A.E.Q.T. de enebro de Virginia: 0,5 ml

A.E.Q.T. de olíbano (incienso): 0,5 ml

A.V. de caléndula: 3 ml

Crema o emulsión neutra: 44,5 ml

Aplicar tres veces al día sobre la piel irritada.

Suero antialérgico con aceite esencial de katafray y tanaceto

A.E.Q.T. de katafray: 1 ml

A.E.Q.T. de tanaceto: 0,5 ml

A.E.Q.T. de manzanilla romana: 0,5 ml

A.E.Q.T. de eucalipto azul o aromático: 0,5 ml

A.E.Q.T. de enebro de Virginia: 0,5 ml

A.V. de caléndula: 5 ml

A.V. de ajenuz: 7 ml

Aplicar tres veces al día hasta mejoría palpable.

Consejo: Según el holismo, la alergia es un exceso de defensas del organismo frente al mundo exterior, una situación de rechazo llevado al extremo que la piel exhibe claramente. La alergia centra nuestra atención en un órgano clave, el hígado, foco de todos los mecanismos autoinmunes ante los alérgenos más variados. Un magnífico tratamiento para combatirla consiste en tomar por vía oral una cápsula de estragón tres veces al día como prevención y durante el riesgo de padecer alergia. En fase aguda, duplicar la dosis preventiva de esta misma cápsula de estragón.

CELULITIS CON ADIPOSIS

Aceite esencial de canela de Ceilán. Es un antiséptico de amplio espectro y tan potente que todos los agentes patógenos (virus, bacterias, hongos y parásitos) quedarán debilitados y destruidos con esta referencia aromática fuera de serie. Por supuesto, está indicado también para combatir las dermatosis infecciosas: verrugas, micosis de las uñas (encima o debajo), abscesos, forúnculos, artrosis… Además, por su acción dermocáustica consigue –en dilución adecuada– dilatar los vasos capilares sanguíneos periféricos por medio de una acción francamente calorífera. Activador metabólico general, facilita en gran medida el consumo de lípidos acumulados en la estructura cutánea. Solemos llamarlo a menudo “comegrasas”. Su acción calorífera local sustituye el tradicional guante de crin porque ofrece el mismo resultado pero de una manera mucho más cómoda, aunque solo sea por su apetitoso olor.

Opinión del experto. La principal contraindicación en el empleo de este aceite esencial, conocido desde hace 5.000 años por sus asombrosos poderes, consiste en diluirlo para que no supere nunca el
10 % de una sinergia. Otra de las limitaciones es el riesgo de alergia local que puede provocar en personas con antecedentes de alergia, en cuyo caso se deberá previamente hacer una prueba de tolerancia cutánea con una dilución al 10 % como máximo de este aceite esencial de corteza de canela de Ceilán.

Aceite para masajes con aceite esencial de pomelo y cedro del Atlas

Esencia de pomelo: 3 ml

A.E.Q.T. de cedro del Atlas: 3 ml

A.E.Q.T. de ciprés: 2 ml

A.E.Q.T. de eucalipto azul o aromático: 3 ml

A.E.Q.T. de enebro de Virginia: 3 ml

A.E.Q.T. de canela de Ceilán (corteza): 1 ml

A.V. de rosa mosqueta de Chile: 15 ml

A.V. de jojoba: 20 ml

Aplicar mañana y noche hasta obtener el resultado deseado.

TRATAMIENTO PARA LAS PIERNAS

Aceite esencial de cedro del Atlas. Todo se explica con la bioquímica aromática. Las sesquiterpenonas justifican su acción lipolítica, mucolítica y cicatrizante; los sesquiterpenoles se caracterizan por sus propiedades similares a las de los estrógenos, tónicas venosas y linfáticas. Por su parte, los sesquiterpenos son descongestivos venosos y linfáticos, desinfiltrantes de tejidos orgánicos y antiinflamatorios. Con este perfil molecular, el empleo del cedro del Atlas está indicado en casos de retención hidrolipídica, adiposis, celulitis con piel de naranja, lipomas y otros quistes de grasa móviles, hiperseborrea e incluso, para cualquier congestión en los tejidos o miembros inferiores.

No se puede utilizar en embarazadas o lactantes por su neurotoxicidad y riesgo de aborto, y está contraindicado en casos de cáncer hormonodependiente.

Piernas pesadas

A.E.Q.T. de cedro del Atlas: 2 ml

A.E.Q.T. de lentisco: 1 ml

A.E.Q.T. de perpetua o siempreviva: 1 ml

A.E.Q.T. de menta japonesa: 2 ml

A.E.Q.T. de romero alcanfor: 1 ml

A.V. de hipérico: 5 ml

Gel neutro para 100 g de preparado o A.V. de hueso de albaricoque: 48 ml

Masajear a partir del tobillo, subiendo hacia las rodillas, con una nuez de gel o una docena de gotas de la solución aceitosa. Aplicar una o dos veces al día según la intensidad del problema circulatorio.

ALOPECIA

Aceite esencial de ciprés. Ocupa un lugar importante en cosmetología porque toda su acción está orientada al aparato circulatorio sanguíneo y linfático. Los sesquiterpenos ejercen una acción descongestiva en las venas, la linfa y los tejidos, y los sesquiterpenoles desarrollan una acción tónica venosa y linfática gracias a sus propiedades similares a las de los estrógenos (pseudoestrogénicas). Es un gran aceite esencial para la inflamación y congestión en la circulación periférica.

Opinión del experto. El árbol y su aceite esencial cuentan con una reputación que viene de lejos en toda la cuenca mediterránea. Presente en todos los cementerios, representa la justicia, la autoridad, el Padre y la incorruptibilidad. En productos de tratamiento dermocosmético, su muy débil concentración no conlleva precauciones, en cambio, para el tratamiento de piernas pesadas, varices o celulitis, la concentración activa es suficientemente elevada como para prohibir su uso a las personas diagnosticadas de cáncer hormonodependiente.

Suero concentrado con aceite esencial de niaulí

A.E.Q.T. de niaulí: 1 ml

A.E.Q.T. de manzanilla romana: 0,5 ml

A.E.Q.T. de ciprés: 0,5 ml

A.E.Q.T. de hierba Luisa: 0,5 ml

A.V. de argán: 5 ml

A.V. de ajenuz: 5 ml

A.V. de calófilo: 2,5 ml

Aplicar entre tres y cinco gotas en la zona afectada mañana y noche.

Consejo: Muchas de las alopecias son consecuencia de un traumatismo psicológico profundo. Sabiéndolo, invitaremos a la persona a que se someta a tratamiento por este sufrimiento moral y afectivo. Otros aceites esenciales psicoactivos ayudarán al psicoterapeuta a aliviar esta conmoción grave.

Sobre el autor

Todo Ocio

Deja un comentario