Sexología-Parejas

Incompatibilidad sexual

Incompatibilidad sexual
Escrito por Todo Ocio

Incompatibilidad sexual

Cuando los gustos no coinciden

 

 

Incompatibilidad sexual ¿Por qué no nos deseamos? Ésa es la cuestión que se plantean muchas parejas cuando no experimentan el mismo placer en la cama. Una situación psicológicamente estresante y difícil de llevar para el 75  por ciento de las parejas en crisis.

 

 

“Mi falta de interés por el sexo no se debe a que sufra anorgasmia o frigidez –cuenta Carmen casada con Álvaro desde hace poco más un año–. Tampoco tengo inhibido mi deseo. Sé lo que es un orgasmo porque lo he tenido con otras parejas y mi deseo está vivo porque a menudo suelo tener fantasías sexuales provocadas por diferentes personas y situaciones. Lo que me ocurre es algo tan simple como difícil de reconocer: nunca me apetece hacer el amor con mi marido”.

 

 

Precisamente, el hecho de no sufrir ninguna disfunción evidente es lo que hace que muchas personas no se den cuenta de que tienen un problema de incompatibilidad sexual, uno de los trastornos más frecuentes de la pareja, tal y como señala la doctora Helen Singer, especialista en parejas y autora de La nueva terapia sexual (Alianza Editorial): “Un 75 por ciento de las parejas que acuden a mi consulta termina revelando quejas de tipo sexual. Y, sin embargo, a priori, ninguna viene específicamente detallando que tienen un problema sexual”. Ana Márquez, psicóloga y terapeuta sexual de la Fundación Sexpol de Madrid, explica las razones: “Esa terminología no se utiliza porque en realidad no saben muy bien lo que les pasa, lo único de lo que están seguros es de que hay algo que provoca que sus relaciones sexuales no sean satisfactorias”.

 

 

Incompatibilidad sexual : Ritmos diferentes

 

María Jesús no puede decir que tuviera mal sexo con su pareja. “Cuando manteníamos relaciones sexuales, éstas eran siempre satisfactorias. El problema era que sólo las teníamos aproximadamente una vez al mes, una frecuencia que así la quería él, pero que a mí llegó a generarme graves problemas de autoestima, sobre todo cuando me insinuaba constantemente y él terminó perdiéndome el respeto y llamándome ninfómana”. María Jesús y su pareja llevaban ritmos distintos y la frecuencia deseada por ella estaba a años luz de la que necesitaba él, de ahí el desequilibrio.

 

 

“Éste es uno de los motivos más comunes de manifestación de incompatibilidad sexual, cuando uno desea más que el otro. Un aspecto que muestra cómo el papel activo de la mujer en las relaciones ha cambiado con los años hasta el punto de que ahora son ellas las que toman la iniciativa, proponen juegos y demandan más sexo”, explica Francisca Molero, médico y sexóloga del Instituto Clínico de Sexología de Barcelona. Se trata básicamente de un problema de ajuste de las necesidades sexuales de la pareja que no tiene por qué significar un conflicto individual de la persona; es decir, que tanto María Jesús como su pareja podrían perfectamente haber sido compatibles y felices en su vida sexual por separado, con otras personas que se ajustarán más a su ritmo, pero sin embargo juntos forman la peor de las combinaciones.

 

 

Incompatibilidad sexual : Una pobre destreza sexual

 

Convivir a diario con alguien que es incapaz de despertar nuestro “yo sexual” es psicológicamente tan estresante y difícil de llevar que al final resulta imposible mantener este conflicto escondido por más tiempo.

 

 

“Otro motivo que puede provocar la incompatibilidad es la poca o nula destreza sexual, pero éste es un caso más fácil de resolver que el anterior”, explica la psicóloga Ana Márquez. No saber dónde y cómo tocar a la pareja puede provocar un caos importante en la cama y la desidia y el aburrimiento del amante afectado. Teresa, por ejemplo, cuenta que ella dejó de tener relaciones con Marcos, su pareja durante dos años, porque el sexo llegó a ser doloroso y desagradable: “Era incapaz de detenerse en los preliminares, tocarme o practicar sexo oral conmigo, pero muy pronto descubrí su falta de experiencia y que ésa era la única manera que él sabía de hacer el amor. Necesitaba que le enseñaran, y así lo hice”, relata Teresa. Se trata de un caso que la doctora Francisca Molero describe como de “incompatibilidad corporal, entendida como un desconocimiento del propio cuerpo y el del otro”, un problema que es más una cuestión de educación sexual y que con voluntad y un aprendizaje adecuado puede resolverse en un 99 por ciento de los casos.

 

 

Incompatibilidad sexual : Expectativas que no coinciden

 

En el sexo todo depende de lo que cada persona busque y espere, ya que cada individuo tiene una manera diferente de vivir su sexualidad. Cada miembro de la pareja aporta a la relación su “mapa del amor”, algo así como una especie de esquema mental que todos tenemos y en el que están descritos las actividades sexuales y afectivas que nos resultan más eróticas. “Nuestra experiencia sexual con esa persona tenderá a ser más gratificante cuanto más parecidos sean esos mapas, aunque también hay que decir que esos mapas no están cerrados, por lo que es posible introducir algunos cambios o adaptaciones a su estructura básica”, señala Pere Font, psicólogo y director del Instituto de Estudios de la Sexualidad de Barcelona.

 

 

Pero ¿qué hacer si a tu pareja todo esto le resulta perverso y desagradable? “La clave está en hacerse una serie de preguntas, como ¿cuál es el problema? ¿Estoy dispuesto a aprender cosas nuevas? –sentencia la terapeuta Ana Márquez–. Es como la persona que no deja de repetir que no le gusta volar. Entonces, le pregunto que si ha montado alguna vez en avión y me contesta que no. A continuación, le animo a que lo haga, y descubre que la experiencia es de lo más satisfactoria. En el sexo ocurre lo mismo, ¿cómo voy a saber lo que me gusta o no en la cama si nunca he experimentado con ello?”.Se trata, pues, de reeducar al otro.

Sobre el autor

Todo Ocio

Deja un comentario