Psicología

Desgaste profesional

Desgaste profesional
Escrito por Todo Ocio

Desgaste profesional como manejarlo

 

 

Desgaste profesional ¿Qué es?

 

El desgaste profesional o burnout es un estado de fatiga o frustración relacionado con el trabajo, en una persona que no padece otra alteración psicológica, en un puesto de trabajo en el que antes ha funcionado bien y que ya no puede conseguirlo de nuevo si no es por una intervención externa o por un reajuste.

 

Se trata de un estado emocional de desadaptación o frustración, en relación con las expectativas previas, que se produce en los profesionales al cabo de un tiempo de dedicación al ejercicio de su profesión.

 

 

Causas del desgaste profesional

 

Puede ocasionarse tanto por un excesivo grado de autoexigencia como por la escasez de recursos; es decir, por una discrepancia entre lo que uno espera y lo que realmente es la vida laboral cotidiana.

 

Hay factores relacionados con:

 

-Trabajo

 

Falta de identificación con el puesto, excesiva burocracia, limitaciones para realizarse como profesional, falta de grupo

 

-Relaciones sociales

 

Desprestigio de su labor, disparidad de intereses entre el profesional y la organización a la que pertenece.

 

-Autoestima

 

Falta de participación en los objetivos y en las decisiones, falta de respaldo por parte de la organización ante los conflictos, falta de carrera profesional o de productividad

 

 

 

Síntomas del desgaste profesional

 

Agotamiento emocional o pérdida de recursos emocionales.

 

Alteraciones de la conducta, referidas al desarrollo de actitudes negativas hacia el entorno.

 

Síntomas físicos de estrés como cansancio, malestar general, conductas adictivas (alcohol, cocaína, etc.).

 

Inadecuada adaptación al trabajo, menor rendimiento laboral, desmotivación.

 

 

 

Consecuencias del desgaste profesional

 

Las consecuencias de todos estos síntomas se reflejan en tres tipos de actitudes que puede adoptar el trabajador:

 

Permanecer callado.

 

Continuar en el trabajo, protestando.

 

Dejar el trabajo.

 

 

 

Manejo del desgaste profesional

 

A la hora de enfrentarse al desgaste profesional, el trabajador debe reconocerlo en uno mismo, preguntándose qué es lo que más estrés le produce y si está en su mano modificar en algo esa situación.

 

Si así fuera, debería ponerse manos a la obra, con el fín de aminorar todo aquello que le inquiete.

 

Es fundamental que se reconozca como persona válida y bien formada, capaz de sacar adelante su trabajo, aunque no en las mejores condiciones. Por último, debe luchar para que su entorno social esté correctamente estructurado.

 

 

 

Diagnóstico

 

El cuestionario de Malsach (Malsach Burnout Inventory) es el más empleado en todo el mundo para el diagnóstico de este síndrome.

 

Existe una versión traducida y validada en España que valora 3 subescalas:

 

Cansancio emocional (9 item).

 

Despersonalización (5 item).

 

Logros o adaptación personal (8 item).

 

 

Prevención

 

Según Maslow, el desgaste profesional pasa por incentivar las denominadas tipologías de las necesidades humanas.

 

Según este autor, existen una serie de categorías básicas aplicables a todas las personas y que van desde las necesidades básicas del ser humano (supervivencia), hasta las más altas de autorrealización (tabla 1).

 

Una vez satisfecha una necesidad, se activaría la que le sigue en la escala hasta llegar a la más alta (autorrealización).

 

 

 NECESIDAD  ¿CÓMO SE LOGRA?
 Necesidades básicas  Supervivencia, dinero
 Seguridad  Información
 Sociales  Trabajo en equipo
Cohesión
 Autoestima  Reconocimiento
 Autorrealización  Ajuste persona-puesto
Trabajo interesante
Formación y desarrollo
Participación en decisiones
Tabla 1. Incentivos motivacionales

 

 

 

Según Herzberg, existirían unos factores motivacionales (trabajo interesante y retador, responsabilidad, reconocimiento de logro) que todos tenemos de perfeccionarnos en nuestro trabajo y unos factores de mantenimiento (compañeros agradables, seguridad social, salario, vacaciones).

 

Según este autor, serían los primeros factores los que realmente producen satisfacción en el trabajo y los más eficaces para motivar al individuo y los que impulsan a rendir más.

 

Los factores de mantenimiento sirven para evitar la insatisfacción, pero tienen un mínimo efecto sobre las actitudes ante el trabajo.

 

Sobre el autor

Todo Ocio

Deja un comentario