Sexología-Parejas

Descubre nuevas formas de placer

Descubre-nuevas-formas-de-placer
Escrito por Todo Ocio

Descubre nuevas formas de placer

Descubre nuevas formas de placer con el goce que produce la contemplación del cuerpo de la pareja se puede multiplicar infinitamente si se agregan caricias, besos y abrazos en el momento de la relación sexual.

¡Basta ya de sentirte reprimida! Es hora de dialogar con tu pareja sobre dónde y cómo te gustaría que te tocara para que ambos puedan disfrutar a plenitud y sin obstáculos del sexo.

Uno de los métodos para llegar al orgasmo es la estimulación erógena, y los expertos en sexología han comprobado que las áreas que provocan más excitación en la mujer son la boca, a través de los besos, ya sean suaves o apasionados; desde el nacimiento del cabello hasta la frente; las sienes, las cejas, los párpados y las mejillas.

Una bomba atómica son el lóbulo de la oreja, el cuello, los senos y el área alrededor del ombligo. Y para culminar, el punto máximo femenino es el clítoris, donde la sensibilidad y el placer se unen.

Para el hombre, las caricias en los genitales son estímulos que provocan una excitación inmediata. Los hombros, las palmas de la mano, la espalda, el pecho y los pezones son sus otros puntos débiles en la intimidad.

Con estos datos en cuenta, desde hoy comienza una nueva etapa en tu relación, y pídele a tu pareja que te ayude a localizar los rincones de sus cuerpos donde se esconde el placer.

Comiencen la exploración erógena con besos en las manos y los dedos en un ambiente relajado, y extiéndanlos por todo el cuerpo. Mientras más se prolongue y se esmeren en el juego previo, mejor será el resultado final.

Apresurarse y perder el tiempo quitándose la ropa inmediatamente, restará placer y beneplácito. ¡Anímense y exploren juntos!

Sexo al amanecer: una alternativa a tener en cuenta

Descubre nuevas formas de placer, aunque todos quisiéramos vivir en un paraíso donde lo que sobra es tiempo para amar, la verdad es que la vida cotidiana, máxime cuando trabajamos y tenemos niños, nos deja muy poco tiempo para el amor.

En busca de alternativas para hacer más satisfactoria y activa nuestra vida sexual, muchas veces chocamos con la desventaja de la falta de momentos adecuados u oportunos para hacer el amor con nuestra pareja. Pues he aquí una solución: sexo matutino.

¿Quién no ha despertado nunca con deseos galopantes tras un sueño erótico?

Conoce-lo-que- ocultamos-las- mujeres-sobre-el-sexo

Estudios científicos han demostrado que el nivel de testosterona en los hombres es más alto por las mañanas. También muchas personas que experimentan el sexo matutino con frecuencia, afirman que sus mejores orgasmos, los alcanzan antes del desayuno.

De hecho, el estrés de un día de trabajo es un gran saboteador del deseo, por lo que, cuando llega la hora de dormir, el sexo es muchas veces, lo último que pasa por nuestras mentes cuando ponemos la cabeza en la almohada.

¿Por qué no intentarlo, entonces? Prueba a programar tu reloj despertador 30 o 40 minutos antes de la hora en que usualmente te levantas. El hecho de ver que aún tienes un buen rato por delante, sin dudas te hará tener en cuenta esos impulsos mañaneros que muchas veces obviamos por la preocupación de llegar tarde al trabajo.

Aún así, puede parecerte poco el tiempo; sin embargo, esos “cortitos” pueden ser tan placenteros y satisfactorios como los más extensos. Te liberarán de tensiones, te brindarán una energía extra para comenzar el día y lo más importante: tu pareja y tú encontrarán ese espacio ideal para recrear el amor durante un ocupado día de trabajo.

Comparte tus fantasías en la intimidad          

En cualquier relación de pareja, durante la actividad sexual, hay dos roles: el de dar y el de recibir. En ocasiones, éstos se estereotipan y es, entonces, cuando el que da, tiene a su cargo la mayor parte de la actividad sexual, desde las primeras señales de: “¡Mmm…qué bien hueles!” , hasta las frases de halago al final del acto.

El que recibe, la mayor parte del tiempo, disfruta de los beneficios de la atención del más activo.

En la mejor de las relaciones, estos roles, deben ser intercambiables. Tú puedes ser la que más dé hoy y quien recibas mañana, dependiendo del estado de ánimo de cada uno.

Los problemas comienzan cuando, permanecer en uno de los dos status, se convierte en una costumbre. Si tú sientes que la relación sexual entre tu pareja y tú se ha estancado, debes de reflexionar al respecto y preguntarte:

¿Doy más de lo que recibo o recibo más de lo que doy?

Para mantener tu relación abierta y viva, debes examinar no sólo tu rol, sino el de tu pareja a la hora de las relaciones sexuales.

¿Cómo se desarrollan estos roles?

Algunas personas transfieren actitudes de otros ámbitos de la vida a la recámara, sintiéndose, en algunos casos, con derecho a no ser creativos ni expresivos. Ese es el caso de algunas mujeres que, al sentir que sus esposos no les ayudan lo suficiente en la casa, dejan que estos hagan todo el trabajo durante la actividad sexual,pues piensan que “ella ya trabajó bastante en la casa” y por tanto, es este el momento de que él “colabore” con las labores y responsabilidades mutuas de la pareja.

En otros casos, uno de los dos, puede sentir mayor responsabilidad en aportar placer a su compañero(a). Ese el caso de algunos hombres que acarrean el prejuicio de que el papel principal, debe ser jugado por ellos. Es en estos casos cuando, en ocasiones, si la mujer sugiere una nueva posición o fantasía, él tiende a pensar ¿Por qué ella quiere hacer eso? ¿Es que no soy lo suficientemente bueno?

La verdad es que, encasillarse en un rol, no es saludable. En nuestros tiempos modernos, donde cada vez se sustenta más la idea de la igualdad de los sexos y donde se espera que la mujer tenga los mismos derechos y responsabilidades que el hombre, la idea es compartir.

Compartir no sólo significa tener iguales derechos y responsabilidades en el hogar, sino dar y recibir, con la misma intensidad, durante las relaciones sexuales. Esto contribuirá, sin dudas, al disfrute pleno de la vida sexual de la pareja.

Sobre el autor

Todo Ocio

Deja un comentario