Viajes

Cuevas de Almanzora

cuevas de almazora
Escrito por Todo Ocio

         Cuevas de Almazora

 

 

 

Ha sido la entrada tradicional de las culturas mediterráneas al interior de España. su cercana sierra es un gran parque arqueológico minero que contrasta con la transparencia de su costa

Cuevas de Almanzora (Almería)

La naturaleza al desnudo

 

 

 

El municipio Cuevas de Almanzora está situado en la zona noroeste de Almería y tiene 264 kilómetros cuadrados de extensión. Las sierras de Almagro, Almagrera y el río Almanzora cruzan estas tierras de sol, desierto y agua. Una mezcla de contrastes que descubre la belleza natural de unas playas dotadas de diminutas calas y numerosas escolleras de aguas limpias, unas zonas semidesérticas y unos auténticos vergeles, ubicados cerca de la costa, a los que la historia les ha proporcionado un rico patrimonio cultural y arqueológico.

Su situación estratégica y sus riquezas naturales hicieron de este enclave uno de los puntos más atractivos del mediterráneo, de ahí que aún permanezcan vivas las huellas de las diferentes civilizaciones que pasaron por allí: los fenicios entraron por la zona de Villaricos, cartagineses, romanos, visigodos, musulmanes, bizantinos… todo el municipio es un auténtico santuario de arqueología e historia.

Su época de esplendor llegó de la mano de la minería cuando, a finales del siglo XIX y principios del XX, se descubrieron filones de oro y plata en estas tierras. Esto supuso un sorprendente crecimiento de la población y, como consecuencia, un momento álgido en la arquitectura. Sobre todo porque se construyeron grandes casas señoriales y complejos de edificaciones.

 

cuevas de almanzaroa

 

 

 Cuevas de Almanzora: Arte histórico

Si algo caracteriza al municipio son sus cuevas-vivienda, en las que se han encontrado varias piezas del neolítico o, incluso, se han hallado restos arqueológicos de las múltiples culturas que han pasado por la zona. Algunas de las cuevas, sobre todo las situadas en el barrio del Calguerín, han sido habitadas hasta hace poco tiempo. Por los general, estas rústicas viviendas suelen situarse a media altura de las laderas de los montículos, siempre cerca de cauces de agua.

El edificio más destacado del municipio es el castillo del Marqués de los Vélez, del siglo XVI. En la actualidad está totalmente restaurado y alberga la biblioteca y el archivo municipal, así como un anfiteatro y el primer museo de arte contemporáneo de la provincia, dotado por Antonio Manuel Campoy. En él se pueden contemplar diversas colecciones, entre las que destaca la de pintura, con cerca de 200 obras de autores como Picasso, Tapiès, Vela Zanetti o Gutiérrez Solana. A ello se unen interesantes muestras de aguafuertes, grabados o esculturas, así como la biblioteca personal de Campoy.

En el interior del castillo se encuetra la Casa de La Tercia, donde se ubica la Biblioteca Municipal. Otro de los monumentos dotados de patrimonio histórico-artístico es la iglesia de la Encarnación, del siglo XVII. Es uno de los edificios religiosos más importantes, que fue construido por una comunidad de mineros, y que destaca, sobre todo, por su laborioso altar, de un solo bloque de mármol y jaspe.

 

 

Reservar Hotel con Turismo Paisajes

 

Cuevas de Almanzora Ferias y playas

A los pies del castillo, todos los martes y jueves del año, se monta un multicolor mercadillo. Por su parte, los sábados, en la calle San Joaquín, conocida popularmente como la de las tiendas, se instala un mercado de muebles y objetos curiosos.

La prosperidad decimonónica ha dejado como legado espléndidas viviendas burguesas, identificables por sus fachadas y por sus rejas. Algunos puntos del pueblo donde se pueden admirar son la plaza de la Costitución y la calle del Pilar, en el casco antiguo. Si se sale del centro de la localidad y se emprende un paseo por la costa, se puede disfrutar de un litoral de 14 kilómetros con sus claras y apacibles playas de una belleza particular, como la de Palomares o la de Villaricos.

Frente a la transparencia llaman la atención las montañas de negra piedra, que se asoman por las calas y devuelven el recuerdo de ese pasado de minería que tanta impronta dejó en el país. Para descubrir más sobre lo que la minería supuso entonces, resulta interesante desplazarse hacia el interior, desde el pueblo de Villaricos –antigua ciudad púnico-romana– hacia Herrerías, y comprobar la importancia que tuvieron los minerales nobles en toda la zona.

 

NO OLVIDE

 

Su Semana Santa y Carnaval, el más popular de toda la provincia. El Día de la Vieja, jueves en medio de Cuaresma, los vecinos van al campo a comer y allí montan una «vieja», con cañas y papel de colores, que se rellena de golosinas.

Visitar Los Algares, parajes donde se encuentran las terreras de Calguerín y el Rulador; un conjunto de centenares de cuevas y la Casa Palacio de verano de Sotomayor.

La importancia de los restos arqueológicos en el municipio, con el yacimiento calcolítico de Almizaraque y los poblados argáricos de Fuente Alamo y el Oficio.

Una experiencia curiosa y aconsejable es la visita a las cuevas. Para ello, contactar con el señor Cañadas en la heladería que lleva el mismo nombre (950 45 66 51).

Degustar los platos tradicionales que se han rescatado en estas tierras, como torticas de avio o tarta borracha de los Padres Mínimos, en el restaurante Terraza Carmona (950 390 188).

 

 

el mundo   Khalid Meloul

Sobre el autor

Todo Ocio

Deja un comentario