Belleza

Áreas sensibles

áreas sensibles
Escrito por Todo Ocio

Pieles sensibles, áreas sensibles

 

Áreas sensibles, anatómicamente, son áreas de pliegue del cuerpo, y como toda zona de pliegue, son húmedas, por lo que hay más flora bacteriana. Además, poseen una mayor concentración de glándulas sudoríparas, son proclives a infecciones, por lo que se debe extremar la higiene”, explica Adriana Raimondi, médica dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y de la American Academy of Dermatology. Estas son zonas muy propensas a la foliculitis –pelo encarnado–, que es consecuencia, en buena parte, de la depilación. “La depilación es una pauta cultural, y el organismo no fue hecho para ser depilado, por lo que aparecen estas complicaciones”, continúa Raimondi. Por su parte, Cristina Pascutto, médica dermatóloga del Hospital de Clínicas, y asesora de Laboratorios Pierre Fabre apunta: “La piel allí es muy fina, y el pelo muy grueso. Y muchas veces los métodos tradicionales de depilación hacen que se inflame, y en algunos casos hasta puede darse un proceso de inflamación crónico”. Entonces, ¿qué método utilizar? Ambas especialistas coinciden en que depende de cada persona, y en el caso de que no se obtenga un buen resultado con un tipo de depilación, se puede probar hasta dar con el indicado. “En caso de una foliculitis severa se recomienda tratar con láser o luz pulsada”, explica Pascutto.

 

Pero también podemos ayudar desde casa a disminuir el vello encarnado, realizando una exfoliación semanal con algún producto granulado, de exfoliación suave, en el área del cavado, siempre con mucho cuidado y suavemente, ya que es una zona sensible.

 

 

En cuanto a la higiene, debe ser la misma que en el resto del cuerpo. Pascutto recomienda “aplicar después del baño una crema hidratante bien ligera o emulsión”. Y Raimondi, buscar un desodorante para las axilas que esté dermatológicamente testeado, que sea hipoalergénico y sin perfume ni alcohol en el caso de sufrir sensibilidad en el área. La hiperhidrosis –exceso de transpiración– es producida por la actividad desmedida de las glándulas sudoríparas. La padece alrededor del 2,5% de la población argentina y en el 60% de los casos, ningún antitranspirante puede combatirla. También se recomienda hacer hincapié en la dieta (suprimir café, picantes y frituras) en el caso de sufrir de bromhidrosis –transpiración con mal olor–. Otro problema muy frecuente son las manchas oscuras, que aparecen muchas veces por exponer al sol estas zonas cuando están irritadas. “Hay tratamientos no invasivos para tratar las manchas, y hasta incluso cremas blanqueadoras para utilizar durante el invierno. Pero lo primordial es la prevención. Por eso es importante cuidar nuestra piel, y no exponerla al sol luego de la depilación o de algún tratamiento exfoliante”, concluye Raimondi. Te contamos los mejores tratamientos para intensificar el cuidado y tratar con eficacia la foliculitis, las manchas y la sudoración.

 

 

Hiperhidrosis. Este procedimiento está indicado en casos de desmedida sudoración. Logra disolver y eliminar con láser las glándulas sudoríparas de las axilas. Basta una sola sesión, es ambulatorio (dura aproximadamente 45’) y se utiliza anestesia local. Se pincela la axila con una solución yodada, y se aplica talco. El sudor que provoca la hiperactividad de las glándulas sudoríparas tiñe el talco, y es allí donde los médicos introducen, por debajo de la piel, una espátula con el láser que elimina las glándulas ecrinas –responsables del líquido de la transpiración– y apocrinas –las productoras del olor–. Luego del láser, con una cánula de succión se retiran las células y los bulbos pilosos quemados por el láser. Los especialistas explican que el sistema excretor del organismo para eliminar líquidos y toxinas es en un 95% el riñón, luego los pulmones, y, por último, las glándulas sudoríparas .

 

 

Luz pulsada + peeling + microdermoabrasión: este tratamiento, que combina tres tecnologías, resulta ideal para la foliculitis (pelo encarnado) en axilas y cavado. La aplicación de estos tres procedimientos elimina el pelo encarnado, reduce el engrosamiento y actúa con eficacia sobre las manchas de la piel. No presenta contraindicaciones, y se puede realizar en cualquier época del año. Se recomiendan tres sesiones para obtener un óptimo resultado.

 

 

Luz pulsada intensa: sirve para tratar la hiperpigmentación en axilas y cavado, cuando la piel de dichas áreas presenta una acumulación de pigmento y se generan manchas oscuras. Estas pueden aparecer como consecuencia de la inflamación provocada por los métodos depilatorios (cera, depiladoras eléctricas, pinzas) o la foliculitis. Es totalmente indoloro, y actúa mediante la aplicación de una luz con un cabezal con cooler, que enfría la zona tratada para evitar la irritación. Se obtiene una excelente respuesta después de la primera sesión, pero pueden llegar a necesitarse dos o tres. Se realiza una por mes, y no requiere cuidados post-tratamiento.

 

 

 

Dermoabrasión con cristales: es un pulido con microcristales ideal para la zona de las axilas. Trata con eficacia la foliculitis, afinando la capa córnea y destapando el sebo para que el pelo encarnado pueda salir. Además, logra estimular la producción de colágeno, mejora manchas, secuelas de acné y estrías. “Los precios indicados en el artículos son una mera referencia, corresponden estrictamente a los artículos descriptos y pueden sufrir modificaciones realizadas en cualquier momento por las firmas responsables”.

Sobre el autor

Todo Ocio

Deja un comentario